Tradener felicita al MAB, a las personas afectadas y al pueblo movilizado por conseguir que Minas Gerais finalmente tenga una Ley de Seguridad de Represas, pese a no haber podido ser posible antes y así evitar el desastre de Brumadinho, por haber sido ralentizada durante 3 años por la misma compañía criminal, Vale, desde que provocara el desastre de Mariana. Esta ley aprobada el 22 de febrero supone un paso más en la ardua tarea de conseguir hacer a estas empresas responsables de sus actos e impedir más atropellos, por lo menos en este terreno que esta demostrando ser tan aniquilador. Por lo menos nos muestra que en algún momento se puede superar la inmunidad de estos monstruos.

Igualmente en la audiencia del Tribunal de Justicia de Minas Gerais, celebrada el miércoles 20 de febrero, las personas afectadas conquistaron otra victoria de indemnización para la población afectada por el crimen de la Vale en Brumadinho.

A luta continua!!

En un momento histórico, la Asamblea Legislativa de Minas Gerais aprobó el Proyecto de Ley sobre Seguridad de Represas el 22 de febrero.

En trámite transcurría desde la rotura de la represa de Fundão, en Mariana, siendo la votación en la Asamblea Legislativa dilatada por las presiones de las mineras. La alargaron durante estos más de tres años cambiando gran parte del contenido y retrasando su debate y aprobación.

Sin embargo, tras el crimen reincidente de la Vale, esta vez en Brumadinho, finalmente se decidió precipitadamente, esta vez sin oír a la población.

El Movimiento de los Afectados por las Represas – MAB acompañó el debate y la votación del proyecto en el plenario. El texto aprobado presenta avances en el campo de la fiscalización de represas y, principalmente, en el proceso de licencias.

Se hace obligatorio la realización de audiencias públicas en toda la cuenca hidrográfica, y las licencias previas, de instalación y de operación para que se garantice la Licencia Ambiental. Hay todavía obligación de un plan de desmonte de la represa al final de su historia.

Han quedado prohibidas las represas de formato idéntico a las de Mariana y Brumadinho, aguas arriba, y se ha decretado la paralización de todas aquellas que están en proceso de construcción. Ya no se otorgarán más licencias para represas que tengan comunidades en su zona de impacto.

«Sin duda tenemos muchos avances, pero hay que mejorar en lo que se refiere a los derechos de los afectados. El MAB sigue trabajando para fortalecer el debate de la Política Estatal de Derechos de los Afectados en la Asamblea, mientras las personas continúan siendo víctimas; es preciso tener una legislación que dé cuenta de ello «, afirma Joceli Andrioli, militante del MAB.

El MAB apunta también la necesidad de rigor en el proceso de licencia y fiscalización de represas, en la creación de mecanismos que garanticen derechos y seguridad en el proceso de desmantelamiento. «Tenemos todavía una fragilidad en el sistema, donde empresas que hacen las investigaciones son contratadas por las propietarias de las represas. Esto posibilita un riesgo de fraude como el que vemos en el caso de la represa de Corrigo do Feijão, en Brumadinho «, añade Pablo Dias, también del MAB.

El movimiento defiende la creación también de una Comisióm Parlamentaria de Investigación (CPI )que puede ayudar a calificar y garantizar seguridad de represas en Minas Gerais y en todo el país, pues hay que depurar toda la corrupción que envuelve la minería.

La primera victoria: personas afectadasconsiguen  el alejamiento de la Vale del proceso de registro.

En la audiencia del Tribunal de Justicia de Minas Gerais celebrada el 20 de febrero 2019, las personas afectadas por la Vale en Brumadinho conquistaron una victoria. En la opinión del MAB, Movimiento de los Afectados por Represas, además de la ayuda financiera de emergencia, el alejamiento de la empresa en el proceso investigativo será fundamental para que el trabajo de reparación sea hecho más correctamente.

Por medio de la presión del movimiento y de las comisiones involucradas en la esfera judicial, se negoció la contratación de una asesoría técnica independiente que va a realizar el registro de los afectados. Según el acuerdo, la contratación de la entidad responsable debe recurrir en el plazo de dos días. «No va a ser la Vale quien va a elegir quién va a tener derecho y quién no va a tener», afirmó Joceli Andreoli, dirigente del MAB, que está acompañando el trabajo en la región. Alrededor de 200 afectados realizaron un acto exigiendo justicia en la puerta del tribunal.

Como pago de mantenimiento hasta la consecución de las indemnizaciones, Vale deberá pagar a lo largo de 12 meses un salario mínimo mensual (235,7 euros) para cada habitante adulto de Brumadinho, medio salario mínimo (117 €) para cada adolescente y un cuarto de salario (58,8 €) para cada niño. Otro punto debatido en la audiencia del Término de Ajuste Preliminar (TAP) fue la posibilidad de levantar, por parte de la entidad que va a organizar el registro, de las deudas de las familias afectadas que no consiguen pagar por de la tragedia.

La activista del MAB Tchenna Maso destacó la importancia de la conquista de la asesoría técnica como consecuencia de la lucha acumulada en el crimen de Mariana (Minas Gerais). La diferencia en el trato de la justicia del concepto de clasificación de afectados (no sólo aquellos de la llamada «zona caliente» del desastre, sino todos los habitantes de Brumadinho) también se considera consecuencia de la presión y organización gestada a lo largo de tres años en la cuenca del río, Río Doce.