Según informa el MAB (Movimiento de Personas Afectadas por Represas de Brasil), tras los desastres de Mariana (2017) y Brumadinho (enero 2019)  otra represa de Vale podría sucumbir en los próximos días. Se trata de la represa de la mina Gongo Soco, en la ciudad de Barão de Cocais, cuya pared presentó un movimiento el pasado martes (14), según información de la Defensa Civil de Minas Gerais. En caso de que se rompiera podría provocar la licuefacción del Embalse Sur Superior que está a 1,5 km de distancia.

En el documento, la propia Vale, responsable de la represa Sur Superior y del rompimiento de las represas de Fundão y Córrego de Feijão, afirma que el movimiento en el talud es frecuente, si continúa, la represa podría romperse para el día 25 de mayo. Los desechos alcanzarían una extensión de 72,5 km y llegarían a las ciudades de Barão de Cocais, Santa Bárbara y São Gonçalo del Río Abajo, además de un tramo de la BR-381.

El Ministerio Público de Minas Gerais (MPMG) recomendó a la empresa Vale que informe a la población inmediatamente sobre las condiciones estructurales de la represa y proporcione atención médica, psicológica, además de alimentación, transporte y todo lo que sea necesario para los residentes de la ciudad.

La represa Sur Superior tiene alrededor de 6 millones de metros cúbicos de desechos de mineral de hierro y 85 metros de altura. El 8 de febrero la sirena fue accionada por riesgo de rompimiento y al final del mismo mes tuvo su nivel de alerta elevado al máximo, de 2 a 3, por orientación de la Agencia Nacional y Minería (ANM). Cerca de 500 personas salieron corriendo de sus casas en las comunidades de Socorro, Tablero y Piteiras, y permanecen hasta hoy fuera de casa.