Ekologistak Martxan, impulsora de TRADENER, ha denunciado el cinismo del Gobierno de Madrid y del Gobierno Vasco, que mientras aparentan combatir el cambio climático apuestan por reflotar el «fracking» como sistema energético.

En estos momentos, que estamos a las puertas de la «celebración» de la cumbre contra el cambio climático COP25, mientras la ciencia nos está advirtiendo de la emergencia y el poco tiempo que tenemos para dejar de consumir combustibles fósiles, mientras las jóvenes de todo el planeta se movilizan, y toda la sociedad salió a la calle en 27 de septiembre y lo hará de nuevo el 6 de diciembre en Madrid, ayer se hizo público que el Ministerio para la Transición Ecológica una vez más, está apostando por mantener el actual sistema energético basado en las energías fósiles, desempolvando los antiguos proyectos de «fracking» mayoritariamente rechazados por la sociedad vasca, al aprobar una declaración de impacto ambiental favorable a un proyecto de extracción de gas en Araba, – concretamente en el sondeo Armentia 2-.

Ekologistak Martxan duda de las declaraciones realizadas tanto por el presidente de Shesa (Sociedad de Hidrocarburos De Euskadi S.A.), como por el Ministerio, sobre el uso de técnicas convencionales de poco impacto a la hora de extraer el gas, ya que según aparece en la propia declaración de impacto ambiental, la técnica a utilizar va a ser la de fractura hidráulica, o lo que es lo mismo «fracking».

Por ahora, afirman que solo es un proyecto de investigación, pero Ekologistak Martxan tiene claro que nadie investiga para no obtener nada, y que lo que se plantea para el futuro es la explotación de gas de forma masiva. También se afirma que se «tomarán todas las medidas necesarias para que sea inocua», pero lo que el propio estudio de impacto ambiental deja claro es que introducirán químicos junto con millones de litros de agua en tierras alavesas.

En vez de apostar por la eficiencia energética y las energías limpias e invertir el dinero público en desarrollar las energías renovables, el PNV y el PSE apuestan por el pasado. ¿Por qué el EVE (Ente Vasco de la Energía), no se dedica a desarrollar planes para disminuir nuestro uso de energía e impulsar las energías renovables, como la solar, en vez de impulsar el desarrollo de la industria de hidrocarburos?

Esperamos que el Gobierno Vasco aplique sus propias normas contra el fracking, que aprobó tras la iniciativa legislativa popular (ILP) en la que la ciudadanía vasca dejó muy claro que no quiere extraer hidrocarburos.

Esto nos lleva a plantear una seria de cuestiones: ¿Es beneficioso para la sociedad vasca la existencia de Shesa.S.A (Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi S.A.)?;. ¿Es así como el Gobierno Vasco quiere evitar la emergencia climática?; ¿Es así como Teresa Ribera, Ministra de Transición Ecológica, quiere combatir el calentamiento global?; ¿Con más «fracking»?