Comunicado de organizaciones por la Transición y Soberanía Energética en el marco de la COP25

Las numerosas organizaciones latinoamericanas que firmamos este documento ante la COP25 venimos a expresar nuestra voluntad de que desde el norte al sur del continente iniciemos un proceso de transición energética que asegure la soberanía de los pueblos y detenga esta marcha hacia el abismo que significa la quema indiscriminada de combustibles fósiles. Nos manifestamos en favor de un cambio social, que modifique nuestras formas de entendernos en relación con la naturaleza y en particular con la energía, que debe ser garantizada como un derecho humano y estar orientada en la mejora de nuestra calidad de vida.

Somos conscientes del avance de la derecha, el conservadurismo y las políticas imperiales en nuestros países, la cual denunciamos. Del mismo modo exigimos que sea revocada la presidencia de la COP que asume Sebastián Piñera, bajo cuya conducción el Estado chileno ha violado sistemáticamente los derechos humanos de sus ciudadanos y ciudadanas. Piñera no tiene autoridad moral para presidir un espacio tan importante a nivel global. Del mismo modo nos solidarizamos con los pueblos de Chile, así como también los de Colombia, Ecuador, Haití y todos los que están hoy realizando una digna resistencia al neoliberalismo.

Respecto de la situación global, consideramos que el planeta está sometido a una crisis civilizatoria, basado en un modelo perverso que sostiene profundas desigualdades basadas en la quema sin límites de combustibles fósiles. Esta crisis no ha sido generada por los pueblos de América Latina sino por el gran capital concentrado fundamentalmente en los países del Norte. En ese sentido tenemos responsabilidades comunes pero diferenciadas. Es urgente que todos los países, pero fundamentalmente los del Norte, tengan una disminución radical de sus emisiones, para hacer posible la persistencia de nuestra vida y los ecosistemas de los que somos parte. Entendemos que el actual modelo social, y particularmente el energético, es extractivista, racista, patriarcal y colonial. Entonces nuestra transición debe poner al centro a la vida y no a la mercantilización de la naturaleza.

Ante esta crisis, uno de los aportes de nuestros pueblos es avanzar hacia en un proyecto energético popular propio, distinto a la transición energética del Norte global. Por esto manifestamos:

  1. Latinoamérica ha sido signada globalmente como una productora de energía, obviando el sistema de vida natural. Esto ha provocado la sobreproducción de energía en numerosos países, mercantilizando a este recurso. Ante esto debemos salvaguardar a la energía como un derecho humano.
  2. La transición energética no puede obviar los derechos laborales, por cuanto debemos garantizar el derecho al empleo de los trabajadores mediante una transición justa.
  3. También cuestionamos quienes están tomando las decisiones energéticas en nuestros países, que usualmente está reducida a pocas empresas en connivencia con los gobiernos. Debemos democratizar el debate energético para que esté orientado a las necesidades de los pueblos.
  4. Entendemos que el problema de este sistema no se trata solamente de las fuentes energéticas y por ende no puede ser transformado solamente con energías más limpias. Incluso el capitalismo “verde” se ha adueñado de nuestros discursos, centrando su transición solo en la generación de energía, obviando que es un sistema mucho más complejo. Por esto creemos que se debe modificar todo el sistema energético y no solo la matriz.
  5. En ese sentido, ponemos atención en los sectores de consumo, dado que existen profundas desigualdades en nuestros sistemas energéticos. El mayor sector de consumo en nuestro continente es el ineficiente transporte. Y luego viene la industria, particularmente la energointensiva como la megaminería.
  6. Por eso sabemos que es necesario un cambio en el patrón de desarrollo, para repensar como gestionamos la energía. Cambiar el sistema energético es también cambiar el modelo económico y social. En América Latina está latiendo un mundo nuevo y la energía va a ser el corazón de ese latido.
  7. Al mismo tiempo valoramos las experiencias que llevan adelante comunidades locales, campesinas, de mujeres, y pueblos indígenas, a través de procesos de generación, distribución y consumo alternativo de energía. Creemos que en ellas está el germen de un nuevo modelo.

Vivimos en un continente donde se extrae todo tipo de energía, incluso de las maneras más extremas, como el fracking y el crudo ultraprofundo. Ese modelo transgrede a las poblaciones y procesos de la naturaleza, generando una disociación del ser humano con la naturaleza. Es urgente transitar hacia los procesos propios de la decolonizacion de nuestros seres, sentires y pensares. Caminar hacia un lugar donde la energía esté centrada en las personas y la naturaleza y no en el capital. Nuestra propia transición energética, nuestro proyecto energético popular, debe pasar primero por un proceso de transición socioecologica y ser el punto de partida de la construcción colectiva de sujetos/as culturales y políticos que disputan en esa arena, entendido que el conocimiento es el resultado de las dinámicas y lógicas de una colectividad.

Soberanía y transición energética para los pueblos de América Latina!

Mujer, agua y energía, no son mercancía!

Comunicado LA Energia ante COP en PDF

 

Firmantes:

  • MOVIMIENTO DE VÍCTIMAS Y AFECTADOS POR EL CAMBIO CLIMÁTICO DE CENTROAMERICA – MOVIAC
  • AMIGOS DE LA TIERRA DE AMERICA LATINA Y EL CARIBE – ATALC
  • OILWATCH
  • MOVIMIENTO DE AFECTADOS POR REPRESAS DE AMERICA LATINA – MAR
  • MARCHA MUNDIAL DE MUJERES – MMM
  • JUBILEO SUR AMÉRICAS
  • MOVIMIENTO COLOMBIANO RÍOS VIVOS
  • MESA SOCIAL MINERO ENERGÉTICA Y AMBIENTAL POR LA PAZ – MSMEA – COLOMBIA
  • MOVIMIENTO DE AFECTADOS POR REPRESAS DE BRASIL – MAB
  • CONSEJO DE PUEBLOS DE OCCIDENTE DE GUATEMALA
  • ACUSMIT – ECUADOR
  • ACCIÓN ECOLÓGICA – ECUADOR
  • CUBA SOLAR
  • MILEU DEFENSIE – AMIGOS DE LA TIERRA HOLANDA
  • CENSAT AGUA VIVA – AMIGOS DE LA TIERRA COLOMBIA
  • TALLER ECOLOGISTA – ARGENTINA
  • OBSERVATORIO DE ECOLOGÍA POLÍTICA – VENEZUELA
  • REDES – URUGUAY
  • AUTE – URUGUAY
  • CEDIB – BOLIVIA
  • ONERGIA – MEXICO
  • BUND – ALEMANIA
  • OBSERVATORIO PETROLERO SUR – OPSUR – ARGENTINA
  • FASE – BRASIL
  • Grupo de Trabajo Cambio Climático – GTCCJ – Bolivia
  • Fórum Mudanças Climáticas e Justiça Social – FMCJS – Brasil
  • Grupo G3+1
  • Movimiento Ciudadano frente al Cambio Climatico – PERU