Según Fossil Banks (www.fossilbanks.org) el BBVA ha financiado a la industria de los combustibles fósiles con 12.080 millones de dólares entre 2016-2018.

Entre otras formas de extracción de petróleo ha financiado la extracción en aguas ultra profundas, fracking (gas y petróleo) y transporte y exportación de estos petróleos y de arenas bituminosas y de GNL (Gas natural licuado), que son responsables por grandes impactos ambientales (derrames en acuíferos, ríos, incendios, etc), los más contaminantes así como los de mayor causa de efecto invernadero.

Pero no es la única industria ni los únicos proyectos financiados por el BBVA que seriamente contribuyen a la emergencia climática. BBVA financia también los macro-embalses de Ilisu en el Kurdistán

Hidroituango

bajo dominio turco y el de Hidroituango en Colombia. Ambos serán los mayores de sus respectivos países. Ambos producirán muchos gases de efecto (GEI) invernadero sobre todo por la descomposición de la vegetación bajo el agua que produce metano, el GEI de mayor capacidad de calentamiento climático.

Pero además producirán mucho GEI asociado a la cantidad de cemento usado para los muros de la represa y todo su transporte y el de la maqui

Ilısu Dam and Hepp

naria. Ilisu ha utilizado 600.000 toneladas de cemento, mientras que la pared de Hidroituango tiene un volumen de 50 millones de toneladas y sólo para taponar la oquedad provocada por el agua en uno de los accidentes se utilizaron 55.000 metros cúbicos de cemento. Si se produce una tonelada de CO2 por tonelada de cemento producida: ¿cuántas corresponden a ambos proyectos?

 Por ello, junto a las organizaciones y compañeras internacionales exigimos una des-inversión de todas estas actividades, proyectos y empresas, porque es el primer paso para avanzar, para prevenir y enfrentarnos a esta emergencia, y porque el que genera beneficio al financiar la emergencia climática es el primer responsable de ésta. La desinversión de combustibles fósiles apela a instituciones y organizaciones que poseen acciones, bonos, participaciones en fondos de inversión, cuentas, etc, a que saquen su dinero de las instituciones financieras que financian dicha emergencia, y así no la financien pero para que así sirva de presión para invertir en las alternativas y esta actividad no sea considerada tan lucrativa por los bancos. Así exigimos también al BBVA desinvierta en la emergencia climática.

Campaña de desinversión del oleoducto DAPL financiado por BBVA: www.defunddapl.org

Entre los proyectos que ha financiado BBVA se encuentran:

– Proyecto de gaseoducto Camisea – Perú

– Extracción de carbón en la cima de la montaña – Estados Unidos

– SOCAR Refinería del Egeo – Turquía

– Oleoducto de la Costa Atlántica – Estados Unidos

– Dakota Access Pipeline – Estados Unidos

– Proyecto de expansión del oleoducto Trans Mountain (TMEP) – Canadá

Compañías de combustibles fósiles que ha financiado BBVA se encuentran:

– Anglo American – Reino Unido

– Arch Coal – Estados Unidos

– BHP Billiton – Australia

– Drummond – Estados Unidos

– ENGIE – Francia

– Glencore – Suiza

– Kinder Morgan – Estados Unidos

– Rio Tinto – Australia

– RWE – Alemania

 

Proyecto de gaseoducto Camisea (Perú)
El proyecto de gas de Camisea en Perú fue diseñado para explotar un enorme yacimiento de gas en la región amazónica. Consta de 3 componentes:

  • Exploración y extracción en cuatro plataformas de perforación en el Valle de Urubamba (Proyecto Upstream)

  • Dos ductos para transportar el gas desde el valle de Urubamba hasta la costa de Perú (Proyecto Downstream)

  • Dos sistemas de procesamiento y distribución en la costa cerca de Lima (Proyecto de Distribución)

El proyecto se divide en dos fases. La primera fase de las concesiones originales (Camisea I) ya se completó y la extracción de gas para el «Bloque 88» y el primer gaseoducto a través de los Andes está operando.

El proyecto Camisea II, ha contado con la oposición feroz de los grupos de la sociedad civil local e internacional y los pueblos indígenas afectados. Camisea II incluye la construcción de un segundo gaseoducto y un nuevo puerto en la costa con una planta de fraccionamiento de gas líquido. Ahora se proyecta otro gaseoducto hacia el sur, el Sistema Integrado de Transporte de Gas – Zona Sur del Perú.

La planta como el puerto se sitúan en una reserva ambiental, por lo que se trata de una zona muy frágil de la costa, donde representan un gran riesgo para la internacionalmente reconocida biodiversidad de la, así como para industrias locales de pesca y turismo. La opinión pública y el análisis de impacto ambiental estricto deben ser tenidos en cuenta.

Las instituciones financieras como el BBVA deben ser conscientes de todas las violaciones de derechos y fallas técnico-legales en las actividades comerciales anteriores y existentes bajo Camisea I. Camisea II debe proceder solo con la condición de que se tomen en cuenta las reclamaciones locales, y los problemas asociados con Camisea I, de forma que satisfaga a las comunidades afectadas. También debe garantizarse la consulta pública.

 

Extracción de carbón por eliminación de cumbre (EEUU)

La minería de eliminación de cima d montaña (MTR, por sus siglas en inglés) es una forma de minería a cielo abierto en la cual las compañías de carbón usan explosivos para eliminar hasta unos 300 metros de altura de montañas para alcanzar las capas de carbón que se encuentran debajo. Los millones de toneladas resultantes de roca estéril, tierra y vegetación se descargan luego en valles circundantes, enterrando kilómetros y kilómetros de otros ecosistemas.


A lo largo de la región de los Apalaches al este de los Estados Unidos, más de 500 montañas han sido aplanadas, siendo primero sus bosques arrasados, y luego sus capas superiores de roca voladas con poderosos explosivos. Las excavadoras gigantes (dragalinas) exponen así el carbón enterrado a decenas de metros de profundidad. Además de extraer el carbón de la montaña, el sistema MTR elimina toda la montaña.

Esta modalidad de extracción de carbón es relativamente nuevo, siendo iniciada en los Apalaches en la década de 1970 como una extensión de las técnicas convencionales de extracción de bandas. Está teniendo lugar en el oeste de Virginia, Kentucky, Virginia y Tennessee. Las compañías de carbón en Apalachia están utilizando cada vez más este método porque permite un acceso casi completo de las capas de carbón y reduce los trabajadores requeridos a una fracción de lo que requieren los métodos convencionales.


Bancos como BBVA participan en préstamos comerciales y servicios de banca de inversión para el sector minero que practica la extracción de carbón de cima de montaña en Apalachia. Nuestra «mejor práctica» recomendada es una clara política de abandono de préstamos comerciales y servicios financieros para todas las compañías de carbón que practican la extracción de carbón en la remoción de montañas.