Ekologistak Martxan y TRADENER participaron en la Cumbre Social por el Clima, la alternativa a la COP25, que se celebró en Madrid del 7 al 13 de diciembre. Para ello organizaron dos autobuses, que salieron desde BIlbo para participar en la manifestación del 6 de diciembre.

Pero además de participar en las distintas actividades y debates, TRADENER y Ekologistak Martxan organizaron con un taller conjuntamente con ODG (Observatori del Deute en la Globalització, Catalunya), RAMRME (Red de Apoyo Mutuo en Respuesta a los Megaproyectos Energéticos), el MAB (Movimento dos Atingidos por Barragens, Brasil) y MAR (Movimiento de Afectados por Represas de Latinoamerica), titulada «¿Qué suponen los megaproyectos ligados a la energía? Impactos y luchas en busca de la democracia energética».

Moisés Borges del MAB participó a través de vídeo-conferencia desde Brasil, y las asistentes también pudieron visualizar el vídeo del Toxi-tour que anteriormente subimos aquí en que estas organizaciones estaban participando también en México para llamar la atención de los altos niveles de toxicidad de la industria y energéticas en ese país, y que ocurría simultáneamente  a la Cumbre Social (Vídeo más abajo).

Nuestro compañero Agus, de la Red de Apoyo Mutuo en respuesta a los Megaproyectos Energéticos, desmontó en clave «clown» las fake news en torno a las interconexiones eléctricas entre España y Francia.

Los megaproyectos, especialmente los energéticos, son un elemento fundamental en el actual sistema capitalista. Su impacto climático es también muy alto. Los megaproyectos y la industria energética en toda su amplitud (extracción, tratamiento, transporte, consumo y residuos) suman más de dos tercios de todas las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Pero más allá del impacto climático, conllevan una amplia serie de impactos financieros, económicos, sociales y ambientales que analizamos en la mesa redonda, así como las  distintas luchas contra ellas y la solidaridad que provocan tanto local como globalmente, en el camino de una transición energética democrática.

Imagen del evento en la Cumbre de los Pueblos

Imagen del evento en la Cumbre de los Pueblos

La Red de Apoyo Mutuo en respuesta a los Megaproyectos Energéticos, integrada por más de 50 organizaciones medioambientales y ciudadanas representativas de ambos lados del Pirineo, participará en la Cumbre Social por el Clima (véase programa completo) con un seminario titulado COLONIALISMO ELÉCTRICO Y FRAUDE CLIMÁTICO. España importa electricidad sucia y elude el ETS. En él se profundizará en la apuesta de la Unión Europea (UE) por un modelo de sistema eléctrico absolutamente centralizado, haciendo hincapié en las implicaciones que tiene el desarrollo de una agenda basada en interconexiones eléctricas y megalíneas de muy alta tensión (400 kV): severos impactos medioambientales y sociales, aumento del coste de la luz, comercio con energía nuclear, importaciones de electricidad sucia desde fuera del espacio ETS, etc.

Atentas a las palabras de Moisés Borges (MAB)

El objetivo de la RED DE APOYO MUTUO en el marco de la Cumbre Social por el Clima, desarrollada en paralelo a la COP 25, fue denunciar públicamente la incompatibilidad del modelo energético de interconexiones promovido por la UE con un modelo energético justo, democrático y sostenible, que considera no solo un despropósito por su inasumibles impactos medioambientales y sociales, sino un freno a la imprescindible y urgente transición ecológica. Los datos que demuestran que las interconexiones planificadas con Francia (una por el Golfo de Bizkaia, una por el Pirineo navarro y una o dos por el Pirineo aragonés) servirán fundamentalmente para importar energía nuclear francesa (véase el artículo de la RED DE APOYO MUTUO «La estafa de las interconexiones eléctricas. Fake News y manipulaciones de Red Eléctrica de España» en Voces expertas para la transición energética, pp. 30 a 33). Además, con ello se volverá a denunciar públicamente la compra masiva por España de electricidad sucia (originada con carbón) a Marruecos, eludiendo, como sucede también en Italia, el ETS (régimen de comercio de derechos de emisión de gases de efecto invernadero de la UE) —es una muestra más que elocuente de dumping social y medioambiental y del fraude climático que suponen las interconexiones eléctricas—. De hecho, pese a las cartas y denuncias  dirigidas a las autoridades comunitarias y al gobierno español, España sigue importando a día de hoy una gran cantidad de electricidad desde Marruecos en un alarde de hipocresía y cinismo difícil de igualar. Véase en el cuadro siguiente, de la web de IESOE (Interconexión Eléctrica del Suroeste de Europa) la cifra correspondiente al pasado 27 de noviembre: ¡1.300 MWh!