Las organizaciones presentamos el viernes pasado un manifiesto donde exigimos que el Gobierno  apruebe cuanto antes una prórroga indefinida de la prohibición de cortes de luz, gas y agua en el ámbito doméstico, que quedó fuera del «escudo social» en septiembre.

Precisamente esta semana se hacían públicos los datos del incremento exponencial de los beneficiarios del bono social. Desde abril de 2018 hasta abril de 2020 se ha pasado de 449.267 hogares acogidos  a 1.311.662, es decir, un 191% más de beneficiarios. Pero desde abril de 2020, con la nueva vía de acceso al bono social, ha habido más de 200 hogares nuevos al día acogidos a esta medida. Estas cifras no hacen más que poner sobre la mesa el considerable aumento del número de familias en situación de pobreza energética a raíz de la pandemia.

Durante este mes de octubre las personas y familias que no han podido hacer frente a las facturas mientras la moratoria estaba en vigor han empezado a recibir cartas de aviso de corte por parte de las empresas de suministros básicos. Esta situación está generando una angustia enorme y un desamparo total en las personas en situación de vulnerabilidad.

Las organizaciones firmantes reclamamos al ejecutivo de Pedro Sánchez que, hasta que no se establezca de manera efectiva el principio de precaución en la legislación española en materia de pobreza energética, se prorrogue de forma indefinida la prohibición de cortes en el ámbito doméstico.

El manifiesto puede consultarse aquí.