Información de Iniciativa para Preservar Hasankeyf Vivo

www.hasankeyfgirisimi.net

El llenado de la controvertida presa Ilisu continúa a pesar de las fuertes críticas y protestas de las comunidades afectadas a lo largo del río Tigris y las organizaciones de la sociedad civil de toda Turquía. Hace casi dos semanas, el reservorio de la represa ha llegado a Hasankeyf, una ciudad de 12,000 años de antigüedad, que es uno de los sitios de patrimonio cultural y natural más magníficos de nuestro planeta. ¡El «apocalipsis» planeado por el gobierno turco se está volviendo lentamente realidad!

Situación en el valle de Tigris

Atrapados sin preparación ni información, los residentes del Valle de Tigris, principalmente poblado de kurdos, son injustamente obligados a emigrar de su tierra natal. Muchas personas, especialmente en la provincia de Siirt, tuvieron que evacuar sus aldeas sin tomar algunas de sus pertenencias porque el agua subía rápidamente.

Lo que ha sido criticado por nosotros y otros en las últimas dos décadas está sucediendo paso a paso y las personas desplazadas se enfrentan a la pobreza en los nuevos asentamientos de destino. Si bien está previsto inundar 85 aldeas por completo y 124 aldeas en parte, la Administración Estatal del Agua (DSİ) ha construido solo cuatro nuevos asentamientos, lo que obliga a decenas de miles de personas a emigrar a Siirt, Batman, Diyarbakır y otras grandes ciudades sin una compensación. Entre ellos hay más de diez mil personas sin tierra que no han recibido ninguna compensación. Estas personas no cuentan con el apoyo de DSİ ni de los municipios designados por el estado.

Situación en Hasankeyf

Al aproximarse el agua al centro del distrito de Hasankeyf a fines de diciembre, el nivel del agua de la presa Ilisu ha aumentado desde julio. Hasta la fecha, alrededor de 35 aldeas ya se han inundado en los últimos meses.

Si bien cientos de familias han sido evacuadas de Hasankeyf al asentamiento de Nuevo Hasankeyf, el sitio de reasentamiento a 2 km en el norte, una por una desde agosto de 2019, en los últimos 2 meses 40 familias aún vivían en el viejo Hasankeyf porque se han quedado sin hogar y no sabían a dónde llevar a sus animales. Tenían acceso a una sola casa de té y una tienda de comestibles. Con agua solo durante una hora al día, las familias que permanecían en Hasankeyf ahora se enfrentan al desplazamiento forzado. Su número ahora está disminuyendo con la entrada del agua en la ciudad.

Cuando el histórico bazar fue demolido con equipos de construcción en noviembre, Hasankeyf recibió otro golpe, pues se descubrieron estructuras que datan de hace 2 mil años. La «excavación de rescate» realizada por el Ministerio de Cultura para estas estructuras provocó críticas.

Los equipos de construcción siguen dañando el tejido histórico en otros sitios y la barrera de 80 metros de altura alrededor del castillo de Hasankeyf, que constituye un delito en términos cultural y paisajístico sigue aumentando.



Las personas que se han mudado a Nuevo Hasankeyf no están contentas con su situación. A medida que los turistas no visitan el antiguo Hasankeyf ni el nuevo, miles de personas tienen ingresos significativamente menores y se enfrentan al riesgo de quedar desempleados. Además de las dificultades financieras, otro problema importante en Nuevo Hasankeyf es que el agua que proviene del grifo no se puede beber. Es por eso que diariamente muchas personas transportan agua potable de Hasankeyf a Nuevo Hasankeyf. Mientras que la gente de Hasankeyf gozaba de agua corriente, ahora tienen dificultades para acceder al agua potable. Si las personas no tienen oportunidades de trabajo y el problema del agua potable persiste, es probable que las personas también abandonen Nuevo Hasankeyf. Si esto sucede, la gran mayoría de la población de Nuevo Hasankey no estará compuesta por personas locales. La gente de Hasankeyf ahora está en contra del Proyecto Ilısu más que nunca.

Podemos detenerlo a pesar de todo

Las personas directamente afectadas de Hasankeyf y las 199 aldeas elevan sus críticas más que nunca contra el Proyecto Ilisu, ya que experimentan los desastrosos impactos sociales, culturales y ecológicos prevesibles. Casi toda la sociedad de las provincias afectadas en la cuenca del Tigris considera este proyecto de destrucción, explotación y dominación como una gran pérdida y opresión.

Podemos detener el apocalipsis que se ha desarrollado en el Valle de Tigris a pesar de toda la destrucción que se ha producido. No estamos cansados ​​de repetir que nunca es demasiado tarde para Hasankeyf y el río Tigris. No importa en qué punto paremos el Proyecto Ilısu ¡será en nuestro beneficio y en el de las próximas generaciones!

En 2019 en Turquía, grupos más diversos que nunca se opusieron al proyecto Ilısu e indicaron que Hasankeyf tenía que salvarse. Esta reacción debe ser provocada nuevamente y se debe solicitar al gobierno que deje de llenar la presa de Ilısu. Es urgente, no tenemos tiempo que perder.

Observaciones:
1) Este es un enlace que muestra los primeros días del embalse de represa en Hasankeyf: https://www.youtube.com/watch?v=QXAjqW-M7s4&feature=youtu.be

2) En el sitio web puedes encontrar más fotos que puedes usar