Autora: Iniciativa para Mantener Hasankeyf Viva (HYG)

Traducción : Ekologistak Martxan/TRADENER
27 de mayo de 2019

PDF


Ilustración 1: imagen 1: Mapa del área afectada por el Proyecto Ilisu; fuente:Iniciativa para mantener Hasankeyf Viva (HYG)

Destrucción y resistencia en Hasankeyf y en Tigris

Desde su inicio, el proyecto de la central hidroeléctrica y el embalse de Ilisu han sido enormemente controvertidos tanto en el territorio del Tigris en la región del Kurdistán administrado por la República de Turquía como en toda la cuenca de éste hasta los humedales mesopotámicos en el sur de Irak. Recientemente el gobierno turco anunció que el 10 de junio de 2019 comenzará a llenar el embalse de la presa de Ilisu que está a punto de completarse. Este documento ofrece una visión general de los graves impactos sociales, culturales y ecológicos previstos y la incesante luchas actual a nivel local, regional e internacional con la esperanza de detenerlo.

Introducción

El Proyecto Ilisu en el río Tigris es la planta hidroeléctrica y la represa más grande planificada o en construcción por el gobierno turco. Iniciada en 1997, es una parte clave del «Proyecto de Anatolia del Sudeste» (GAP) un proyecto a gran escala en el sudeste de Turquía, de población principalmente kurda.

El Proyecto GAP consta de 22 represas grandes con una capacidad de 8000 MW y la irrigación de 1,8 millón de hectáreas de tierra. El proyecto de 1.200 MW y 2 billones de euros de Ilisu con una altura de 138 m inundaría el Tigris en un tramo de 136 km y un área de 313 km2.

El primer Consorcio Ilisu colapsó en 2002, pero fue recuperado en 2005 con la participación de empresas alemanas, suizas y austriacas que solicitaron garantías de crédito a la exportación en sus estados. En los años siguientes, la implicación de empresas europeas, bancos y los gobiernos fue muy disputada hasta que, en julio de 2009, las Agencias de Crédito a la Exportación (ECA) de Alemania, Austria y Suiza dieron un paso sin precedentes y ordenaron la suspensión de las garantías de crédito, en base a la falta turca de cumplir con las requeridas condiciones ambientales, sociales y culturales (patrimonio), y gracias a una fuerte campaña internacional de protestas. Sin embargo, el gobierno turco organizó nuevas financiaciones con préstamos de tres bancos (uno de ellos el Guaranti, perteneciente a BBVA) y comenzó la construcción del proyecto en marzo de 2010. En el consorcio Ilisu se mantuvo una sola empresa internacional: Andritz de Austria.


Ilustración 2: Arabes de los pantanos del sur de Iraq, fuente STC


Ilustración 3: Tortuga de caparazón blando, fuente: HYG


Impactos sobre las personas, la cultura y la naturaleza.

Según declaraciones oficiales de 2005, el embalse de la presa de Ilisu inundaría total o parcialmente 199 aldeas y la antigua ciudad de Hasankeyf, con una población de 55.000 personas. 23.000 personas no son contabilizadas porque se vieron obligadas a irse en los años 90, cuando 80 de las aldeas afectadas tuvieron que ser evacuadas por la fuerza por el ejército turco. Adicionalmente hasta 3.000 familias nómadas, que usan el río Tigris, sufrirán directamente. Así, de hecho, serían afectadas alrededor de 100.000 personas. La mayoría de ésta es kurda, mientras que la mitad de la población de Hasankeyf es árabe. Hasta el genocidio armenio-siríaco durante la Primera Guerra Mundial, una parte importante de Hasankeyf y algunas aldeas fueron siríacas.

Más del 40% de las personas afectadas no son propietarias de tierras y no reciben compensación alguna; perderán casi todo. Para los otros pequeños campesinos, la tasa de expropiación es baja y no hay tierras adecuadas para el reasentamiento, ni hay otras medidas de compensación de ingresos establecidas todavía. Las personas afectadas se enfrentan a la pérdida de sus medios de vida y su cultura, la interrupción de su tierra y estructuras familiares y un futuro en pobreza en las ciudades. Teniendo en cuenta que el pueblo kurdo – en realidad todos los no turcos- aún se enfrentan a la asimilación sistemática por parte de una política estatal turca nacionalista, el proyecto de Ilisu intensificará la asimilación de este pueblo. El comportamiento centralista del gobierno turco no ofrece ningún espacio para ninguna participación de las personas afectadas, organizaciones civiles y municipios afectados. Todo ha sido planificado e implementado en Ankara por el DSI (Obras Hídricas del Estado), el propietario del proyecto en nombre del gobierno turco. A nivel local / regional solo algunos grandes propietarios de tierras y algunas empresas locales se beneficiarían financieramente.

El Proyecto Ilisu está situado en la Mesopotamia superior, la «cuna de la civilización», cuna de los primeros asentamientos humanos. El Proyecto Ilisu afectaría a más de 400 sitios arqueológicos – toda el área afectada aún no ha sido examinada completamente. Hasta la fecha solo se han realizado excavaciones en alrededor de 20 sitios. El pueblo de Hasankeyf que sería inundado por el embalse de Ilisu, de 12.000 años de antigüedad, combina de manera única un rico patrimonio cultural con un importante entorno biológicamente diverso. Esto es también debido a que ha sido habitada ininterrumpidamente. Por eso Hasankeyf se ha convertido en el símbolo de la lucha contra el Proyecto Ilisu. Hasankeyf se encuentra en la histórica Ruta de la Seda, y fue una de las ciudades regionales más grandes en la época medieval, e incluye trazas de 20 culturas distintas, orientales y occidentales, varios cientos de monumentos y hasta 5.500 cuevas excavadas. Es un área extensa y precisa una excavación meticulosa de decenas de años. Hasankeyf y la zona que adyacente al valle del Tigris cumplen nueve de los diez criterios de patrimonio mundial de la UNESCO según una investigación experta independiente, pero no se ha realizado ninguna solicitud a la UNESCO por parte del gobierno turco1.

Más bien el hecho de que Hasankeyf fuera declarado Sitio Arqueológico de Primer Grado por la Junta Suprema de Monumentos de Turquía en 1978, es utilizada por el gobierno para impedir cualquier desarrollo o inversión para el turismo planificado y sostenible. Mientras que en los años 70 habitaban en Hasankeyf hasta 10.000 personas, hoy con 3.000 habitantes, es oficialmente uno de los distritos más pobres de Turquía.

El Proyecto Ilisu es una gran intervención en la geografía de la Mesopotamia superior que inundaría hasta 400 km de precioso hábitat ribereño que alberga muchas especies, entre ellas varias en peligro de extinción como la tortuga de cáscara blanda del Eufrates. Las orillas del río Tigris son ecológicamente muy valiosas y cruciales para toda la ecología de la región. Por ejemplo, Hasankeyf es el hogar de al menos 123 especies de aves. El clima regional también cambiaría como sucedió con la cuenca del río Éufrates, donde después de la construcción de cinco grandes represas, también la agricultura tradicional experimentó algunos graves impactos negativos. Como solo se han realizado algunas investigaciones en el valle del Tigris hasta el presente no existe certeza completa de lo que se perdería. Se espera que la calidad del agua del embalse empeore, lo que provocará el exterminio masivo de peces y una amenaza para la salud de las personas. Aguas abajo provocará también la disminución del flujo de agua, que tendrá un efecto negativo en los pantanos de Mesopotamia de Irak: el humedal más grande de Oriente Medio, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Siria y particularmente Iraq dependen del agua del río Tigris, que es la fuente vital para su agricultura y abastecimiento de agua a centros urbanos desde hace miles de años. Convenciones y leyes internacionales como la Convención de las Naciones Unidas sobre la Ley de Uso No Navegable de Cursos de Agua Internacionales (1997) requieren acuerdos mutuos entre Turquía, Irak y Siria; pero Turquía no los ha firmado. Más bien Turquía impone acuerdos bilaterales como es el caso del firmado con el gobierno iraquí en estos años. Las necesidades humanas y naturales no se tienen en cuenta y no garantiza que Turquía no utilizará el agua como arma contra el pueblo de Irak.

La forma en que Turquía usa las represas como un arma puede comprobarse actualmente en el caso de la Federación Democrática del Noreste de Siria (FDNS) que ha sido liberada por las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF) durante la guerra siria en curso. Debido a que Turquía es hostil a FDNS, desde 2016 reduce regularmente el flujo del Éufrates, que afecta significativamente la generación de energía, el riego y suministro de agua potable. Así, Turquía viola un acuerdo bilateral turco-sirio de 1987 en que se comprometió a liberar al menos 500 m3/s en la frontera.2

Desarrollo desde el inicio de la construcción en 2010.

Cuatro empresas turcas (principalmente Cengiz y Nurol) y Andritz, como cabeza de consorcio, recibieron préstamos del público Halkbank y los privados Akbank y Garantibank (BBVA). Se supone que el gobierno turco ha asumido el papel de las agencias de crédito a la exportación y cubre los riesgos financieros. La campaña contra los dos bancos privados turcos en 2010 fue la primera campaña realizada por la sociedad civil contra bancos financiadores de desastres, pero no logró cambiar su apoyo al proyecto de represa.

En el verano de 2010 comenzó la construcción de Nuevo Hasankeyf, una nueva ciudad ubicada a 2 km al norte de Hasankeyf. En el verano de 2012, los tres túneles para el desvío del Tigris fueron completados y se cumplieron las condiciones para el inicio de la construcción de la pared de la presa.

En enero de 2013, como resultado de una demanda judicial presentada por la Unión de Cámaras de Ingenieros y Arquitectos (TMMOB) el tribunal administrativo de Ankara decidió detener el Proyecto Ilisu hasta que facilitaran la inexistente Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). Sin embargo, el gobierno cambió las leyes de tal manera que después de tres meses la construcción podría continuar. A día de hoy no existe EIA. En el verano de 2014, la guerrilla kurda PKK secuestró a dos jefes de la empresa contratada y consiguió detener la construcción durante cuatro meses. En junio de 2015, los trabajadores organizaron una huelga en la obra de la presa después de haber sido atacados por fuerzas de seguridad privadas durante las negociaciones sobre sus condiciones de trabajo. La huelga duró hasta noviembre de 2015. Para que no se repitieran las protestas en la construcción de la represa de nuevo, desde finales de 2015, la gran mayoría de los trabajadores proviene de fuera, de otras provincias, viven en el sitio de construcción y no tienen conexión con la población local.

El renovado conflicto armado en Turquía-Kurdistán en 2015 permitió al gobierno suprimir todas las formas de protestas. El aumento de la represión también limitó la campaña contra el Proyecto Ilisu, que fue reiniciado a principios de 2015 por HYG y Mesopotamian Ecology Movement, un nuevo movimiento de ecología general, y tuvo su punto máximo en el primer Día de Acción de Hasankeyf Global el 20 de septiembre de 2015. En 2015, se realizaron un total de seis manifestaciones en Hasankeyf y su zona, se archivaron casos legales y tanto los activistas como personas afectadas plantearon la esperanza de una fuerte resistencia.


Ilustración 4: Sitio de la presa de Ilisu; fuente: Dogru Haber 6.3.2019,

El gobierno empleó a cientos de personas adicionales como «guardias municipales» y los armó para la «seguridad» de la obra de la represa de Ilisu, que se encuentra cerca de las zonas disputadas desde la década de 1980 por el ejército turco y la guerrilla del PKK. Miles de «agentes de seguridad» se
involucraron en operaciones militares cerca de la obra de la represa; desde 2015 muchas áreas alrededor de Hasankeyf e Ilisu han sido declaradas como zonas militares de no acceso. La militarización ha alcanzado tal nivel que se ha convertido en imposible visitar el lugar como investigador independiente. El estado de emergencia declarado en julio de 2016 ha hecho casi imposible expresar ninguna crítica a través de manifestaciones u otras acciones públicas.
Desde 2016, los funcionarios del gobierno turco declaran regularmente que el Proyecto Ilisu había alcanzado el 97, 98 o 99% de finalización y que el inicio del llenado del reservorio de la presa comenzaría “en algunos meses” o «el próximo año». Pero hasta ahora no ha sucedido y no está claro si después de la construcción del muro de la presa la central hidroeléctrica estará lista para operar3. También el último de los tres túneles de desvío puede cerrarse pronto, un reto también obligado antes del llenado del embalse.

Otro punto es que el gran puente de 2 km al este de la ciudad de Hasankeyf – crucial para el tráfico regional – se ha completado sólo en dos tercios. Otras condiciones previas para el llenado son el reasentamiento, y la reubicación de monumentos de Hasankeyf.

Otro tema importante es la posición del gobierno iraquí que podría llevar el tema a la agenda global. Mientras que en el pasado a veces los gobiernos iraquíes criticaban abiertamente a Turquía por el proyecto de Ilisu y otras cuestiones relacionadas con el Tigris, desde 2016/2017 el enfoque parece cambiar4. Despues de varias reuniones sobre el río Tigris en los últimos años, el gobierno turco ha declarado varias veces que Irak no sufriría cuando se produzca el llenado del embalse5. Parece que el gobierno iraquí busca un acuerdo con Turquía que garantice más de flujo de agua durante el proceso de llenado y el regulamiento de los caudales mínimos de agua posteriores. Esto se hace sin ninguna discusión con la sociedad iraquí, violarán los derechos de los iraquíes cuando comience el llenado del embalse Ilisu, sin importar las medidas que se tomen. En este sentido, en junio de 2018 la embajada turca en Irak declaró que Turquía aumentará el flujo mínimo a Irak de 60 a 90 m3/s, que es muy bajo considerando que el flujo promedio es de alrededor de 500 m /s en la frontera turco-iraquí.

A principios de junio de 2018 se desató una gran polémica en Irak cuando los niveles de agua del río Tigris cayeron a un mínimo histórico. Turquía fue acusada de haber comenzado el llenado del embalse de la presa de Ilisu. Este no era el caso. La razón principal fue que en el invierno de 2018 en las montañas de Kurdistán nevó poco y en general la precipitación fue baja durante dos años. Esto es parte de una línea iniciada a finales de los 90, cuando el cambio climático comenzó a experimentarse directamente en la cuenca mesopotámica. La segunda razón son las erróneas políticas hidrológicas de Turquía e Irak que favorecen los grandes proyectos de infraestructuras. Otra causa es la deforestación de las montañas del Kurdistán, particularmente después de la Segunda Guerra Mundial.

Durante la campaña para las elecciones locales en Turquía, el presidente turco anunció el inicio del llenado del embalse de Ilisu el 10 de junio de 20196. Normalmente no tiene sentido comenzar a rellenar embalses en junio porque el principal flujo de agua es en los meses de marzo y abril. Pero en invierno en 2019, la precipitación alcanzó números extremos y aún a finales de mayo los niveles de flujo son muy altos. Según declaraciones oficiales, el llenado tardará entre 6 y 24 meses, dependiendo del flujo de agua.

Expropiación y reasentamiento

Mientras que la construcción del proyecto Ilisu cuesta oficialmente 1.200 millones de euros, el reasentamiento (expropiación, reasentamiento, nueva infraestructura, etc.) requiere aproximadamente otros 800 millones de euros. La expropiación en los 200 asentamientos afectados se inició principalmente en 2012. Aparte del municipio de Ilisu, reasentado en octubre de 2010, y Hasankeyf, hay un reasentamiento planificado para dos pueblos más. Todas las demás personas (excepto las personas sin tierra) obtienen indemnización en efectivo y seleccionan su nueva residencia. La cámara de Ingenieros Agrícolas de Batman declaró que el 80% de la compensación pagada se destinó a inversiones fuera de Batman, lo que confirma la preocupación expresada de que las personas buscarán trabajo y vivirán lejos. En la primavera de 2019, todavía hay unos cientos de hogares que no han aceptado el monto de la compensación propuesta y han apelado al tribunal7. En Hasankeyf, en 2012 y 2013, la población organizó dos veces manifestaciones por sus derechos en el proceso de expropiación y reasentamiento porque se basa en leyes que no tienen en cuenta los derechos, no ha sido transparente y no se han cumplido las promesas. Los habitantes que han aceptado re-alocarse en Nuevo Hasankeyf se enfrentan a enormes deudas. Los precios de los nuevos apartamentos son entre dos y tres veces más altos que los montos de expropiación recibidos por sus hogares actuales. El alcalde de Hasankeyf declaró sobre este tema que menos del 5% de las personas tienen el dinero para pagar los nuevos apartamentos directamente con el monto de la expropiación. El DSI ha excluido a dos tercios de los solicitantes de Hasankeyf para los nuevos apartamentos en Nuevo Hasankeyf. Los habitantes de un pueblo en la orilla del Tigris opuesta a Hasankeyf han sido rechazados para obtener nuevos apartamentos en Nuevo Hasankeyf. Hay rumores de que en Nuevo Hasankeyf cientos de apartamentos podrían construirse y venderse a personas más ricas de otras regiones. Esto puede llevar a una nueva composición social en Nuevo Hasankeyf y, por lo tanto, a conflictos sociales.

Los residentes de Hasankeyf afirman que la calidad de los nuevos edificios es muy baja y ya se pueden observar las deficiencias en los edificios en construcción. Los residentes en cuestión afirman que la razón de estos daños es la rapidez en su construcción. Es obvio que con la construcción deficiente los riesgos socioeconómicos para ellos aumentarán significativamente.


Ilustración 5: Mausoleo de Zeynel Bey durante la reubicación en mayo de 2017; fuente: DSI

Sin embargo, la situación explotó en 2018. A fines de 2017, los funcionarios del gobierno anunciaron que los dueños de las tiendas de Hasankeyf deberían mudarse a los nuevos edificios de tiendas construidos en Nuevo Hasankeyf en marzo de 2018, mientras los habitantes aún vivían en Hasankeyf. Debido a que las nuevas casas en Nuevo Hasankeyf estaban lejos de completarse, los dueños de las tiendas y los familiares organizaron la esperada protesta. Aunque portaban banderas turcas para no ser acusados de terroristas, fueron atacados por la policía. Debido al gran interés público, el gobierno rectificó y confirmó la realocación de las tiendas junto con los residentes. Las casas, que en realidad debían estar terminadas en el verano de 2018, todavía están en construcción y no está claro si el reasentamiento podrá realizarse en junio de 2019, como recientemente anunciaron los funcionarios a principios de mayo. Los habitantes de Suceken, a 12 km al oeste de Hasankeyf, protestaron durante años para obtener tierras en una ubicación superior de su aldea actual para poder construir nuevas casas allí, en lugar de tener que mudarse a las grandes ciudades. Después de años de protestas y pruebas, consiguieron cierto éxito. Pero la construcción aún no ha comenzado. Otro pueblo cercano a Hasankeyf, llamado Urganli, no acepta la ubicación de su nuevo pueblo para la reubicación8.

Destrucción y reubicación del patrimonio cultural

La importancia del patrimonio cultural de la región proviene en gran medida del entorno natural único en el que se desarrolló. Durante muchos años, el gobierno turco afirmó que con la creación de un parque cultural adyacente a Nuevo Hasankeyf, se rescataría el patrimonio cultural de Hasankeyf. Esto fue criticado desde el inicio por los activistas civiles. Pero los proyectos de «recuperación» realizados en Hasankeyf en los últimos años han revelado claramente, sin embargo, que esta afirmación no era más que palabras vacías. En 2015, los tres pilares del antiguo puente sobre el Tigris se empezaron a cubrir con piedras nuevas. Esto se ha descrito como una medida de restauración y conservación con el fin de que se pueda conservar durante el tiempo en que permanezca bajo el agua y después del período de actividad de la presa pueda ser expuesto de nuevo. Esto no está claro si funcionará, pero esta actuación en sí ya ha supuesto un daño irreparable al puente.


 


Ilustración 6: Destrucción de una pieza de roca a mediados de agosto de 2017; Equipo pesado trabajando con escombros; fuente HYG

El reclamo oficial de rescatar a Hasankeyf consiste principalmente en la reubicación de siete monumentos al Parque Cultural de Hasankeyf. La preparación para la reubicación de la primera, la Tumba de Zeynel Bey, comenzó en 2015. Todo el proceso de la reubicación se ocultó al público y no contó con la participación de las partes interesadas, lo que viola las leyes existentes, en particular el proceso de licitación y contratación. La turca Er-Bu Insaat finalmente pudo reubicar la tumba de Zeynel Bey el 12 de mayo de 2017 con la compañía holandesa Bresser Eurasia. Considerando que no hay una experiencia de reubicación similar de monumentos de esa antigüedad (550 años) y fragilidad (hay grietas en la cúpula) el uso de tecnología aglutinante fue una opción muy arriesgada. Aún así, los monumentos permanecen en su nueva ubicación, pero como ningún experto independiente puede examinarlos, no está claro qué tipo de daños experimentaron.


Ilustración 7: La nueva presa alrededor de la Roca del Castillo ; fuente Hasankeyf Matters


El periodista francés de National Geographic Mathias Depardon trabaj
ó en el caso del mausoleo Zeynel Bey, pero fue arrestado en Hasankeyf el 5 de mayo de 2017 cuando estaba trabajando en un artículo extenso sobre el patrimonio cultural de Hasankeyf. Unas semanas más tarde, el gobierno turco lo expulsó a Francia. 9

Un nuevo paso en la intervención física y la destrucción del patrimonio cultural de Hasankeyf comenzó alrededor del 10 de agosto de 2017. DSI encargó a una empresa la demolición de las rocas de Hasankeyf con explosivos. Comenzó el derrumbe de las rocas de la Roca del Castillo y su valle contiguo con el objetivo oficial de reforzar la roca lo para el llenado y para el posterior desarrollo del turismo. Otras medidas planificadas son el llenado de 210 cuevas excavadas en la Roca del Castillo, así como la construcción de una presa de terraplén y hormigón cerca de la misma, que sobresaldrá del reservorio del previsto embalse. Esta destrucción, documentada por vídeos e imágenes, ha provocado la ira de personas y organizaciones de la región y de toda Turquía10. Debido a las amplias críticas públicas, el gobernador de la provincia de Batman y DSI declararon que no se han utilizado explosivos y que el objetivo es proteger a los civiles del desprendimiento de rocas. Además, los habitantes declararon que los explosivos crearon temor entre la población de Hasankeyf, particularmente entre los niños. Sostienen que la supuesta «declaración de peligro por desprendimiento» tiene el verdadero objetivo de expulsar a la gente y los artesanos de Hasankeyf y, en particular, tener suficientes escombros para el proyecto de puerto «antiguo», que sería fundamental para el turismo de la Roca del Castillo. Este enfoque muestra una vez más cómo se están destruyendo miles de años de ingenio humano para un proyecto de energía de corta duración.


En 2018, la reubicación de más monumentos de Hasankeyf a
l Nuevo Hasankeyf continuó con la construcción de un puente que provocó la extinción de peces en el Tigris. En agosto de 2018, el Baño de Artuklu se reubicó, nuevamente con la contribución de Bresser. En los dos meses siguientes les siguieron la tumba del Imán Abdullah y la Media Puerta al Castillo de la Roca. En abril de 2019, los funcionarios dijeron que hasta julio de 2019 la Mezquita Kızlar, el minarete de la Mezquita Sultán Süleyman Koç y la mezquita de El Rizk serían extraídas y reubicadas en el parque cultural del Nuevo Hasankeyf11. Además del puente, un monumento más ha sido cubierto por piedras como acción de «restauración y rescate». Sin embargo, a pesar de estos llamados ‘proyectos de rescate’, varios cientos de monumentos serían sumergidos y con el tiempo, bajo el agua, destruidos. Ahora, los siete monumentos reubicados están situados unos junto a los otros, lo que no han hecho durante cientos de años y están desconectados de su entorno original. Por eso es un museo y nada más.

En 2019, la presa cercana a la Roca del Catillo se completó y se eleva sobre el paisaje de Hasankeyf. Su objetivo oficial es «consolidar» la roca del castillo, que sería destruida por el agua con el tiempo, ya que está compuesta de yeso. El yeso es la razón de la fascinante morfología del valle del Tigris.

Las excavaciones en Hasankeyf datan de los años 80. Todos los expertos de arqueología resaltan que se necesitan varias decenas de años más para una investigación científica suficiente y para comprender de una manera integral el excepcional valor universal de Hasankeyf. Las excavaciones de los últimos años (se han encontrado obeliscos) indican que Hasankeyf es gemela de Göbeklitepe, 225 km al oeste cerca de Urfa, el templo/asentamiento más antiguo de la historia de la humanidad12. Al igual que Göbeklitepe, Hasankeyf podría contribuir a una mejor comprensión de los primeros asentamientos establecidos en la historia.

Campañas contra el Proyecto Ilisu

Fundada en enero de 2006, la Iniciativa para Mantener Hasankeyf Viva (HYG) actualmente reúne a una coalición de 88 organizaciones: activistas, organizaciones ecológicas locales, culturales, de mujeres y de derechos humanos (ONG), asociaciones profesionales, sindicatos, y municipios afectados. El objetivo es detener el Proyecto Ilisu y perseguir el objetivo de mejorar la situación socioeconómica de la población local, desarrollar el patrimonio cultural y salvar la naturaleza a través de la contribución directa y democrática de todas las partes interesadas, en todas las etapas. Desde los primeros días de su fundación, la iniciativa ha trabajado en diferentes dimensiones, como informar a las personas afectadas, acciones públicas, campamentos, conferencias, encuestas, informes, juicios y coaliciones con otras organizaciones de la sociedad civil en Turquía y en el extranjero.


Ilustración 8: 1er Día de Acción Global de Hasankeyf, 20.09.2015, Hasankeyf; Fuente: Hasankeyf Matters y HYG


Ilustración 9

En 2015, las actividades volvieron a iniciarse, pero se vieron limitadas por efecto de la guerra. HYG es la campaña más larga y fuerte contra el Proyecto Ilisu. Entre 2007 y 2013, la organización medioambiental con sede en Estambul ‘Doga Dernegi’ (www.dogadernegi.org) llevó a cabo una campaña por Hasankeyf. Durante varios años, la campaña consiguió crear un gran interés, también en el oeste de Turquía. En 2009, el famoso cantante turco Tarkan participó en algunas actividades por Hasankeyf, y en 2012/2013 personas afectadas por represas de Brasil y el sur de Irak llegaron a Hasankeyf e Ilisu para unirse a actividades y protestas. Entre 2006 y 2010, hubo una fuerte cooperación entre las campañas en Turquía y varias organizaciones en Europa, organizadas principalmente como la Campaña contra la Represa de Ilisu (www.stopilisu.com), especialmente dirigida a la financiación europea del proyecto Ilisu. En al menos seis estados de Europa se organizaron varios días de acción contra gobiernos, bancos o empresas con la participación de docenas de organizaciones civiles y cientos de personas. El eco mediático fue considerable durante varios años.

Entre 2009 y 2011, hubo varias iniciativas, a las que se unió HYG, para formar una amplia coalición turca de luchas locales contra represas, y por los ríos y el agua. Se organizaron varias manifestaciones unitarias en Ankara y Estambul y días de acción comunes. En 2011, la Iniciativa para Mantener Hasankeyf Viva participó en la sesión del Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU (CESCR) presentando el caso Ilisu. Las recomendaciones críticas de este Comité de la ONU no han sido tomadas en cuenta por el gobierno turco. Turquía mostró el mismo comportamiento cuando, en 2015, la Campaña Salvar el Tigris y las Marismas Iraquíes presentó el caso Ilisu desde una perspectiva iraquí13.

La Campaña Salvar el Tigris (www.savethetigris.org) se creó en julio de 2012 con un enfoque iraquí, por parte de organizacioneses de ese país y otras, incluyendo el HYG. La atención se centra en el derecho al agua en Irak, que incluye el rechazo de la presa de Ilisu, así como otras represas grandes y destructivas en Turquía e Irán. La campaña tiene como objetivo crear conciencia en todo Irak y presionar al gobierno iraquí que actúa débilmente contra las represas que violan los derechos de agua de los iraquíes14.


Ilustración 10: días de acción para Hasankeyf, 2017 y 2018, fuente: HYG

Desde 2012, Hasankeyf Matters (www.hasankeyfmatters.com), un grupo de voluntarios de Estambul y Batman, está involucrado en la campaña. Se centra en la conservación del patrimonio cultural de Hasankeyf. En 2015, el Movimiento Ecológico de Mesopotamia, un nuevo movimiento amplio de activistas y organizaciones con orientación ecológica en el Kurdistán bajo dominio turco, se unió a la campaña contra el Proyecto Ilisu. Solo en 2015, se organizaron más de cinco manifestaciones junto con HYG, dos de ellas en Dargecit, la ciudad contigua a la represa.

El 20 de septiembre de 2015, se organizó el 1er Día de Acción Global por Hasankeyf15. El 2º Día de Acción de Global se llevó a cabo el 23 de septiembre de 2017. En marzo de 2016, con el importante papel de Hasankeyf Importa y el apoyo de la Iniciativa para Mantener Hasankeyf Viva, Europa Nostra seleccionó a Hasankeyf como uno de los 7 sitios culturales amenazados en Europa. Con el estado de emergencia declarado, Europa Nostra decidió retirarse de cualquier acción y declaración a favor de Hasankeyf.

En mayo de 2016, se organizó un simposio internacional en Batman por la Iniciativa para Mantener Hasankeyf Viva. Además de aumentar el interés público, las discusiones se centraron en las cuestiones sobre si se debería intensificar la lucha y cómo, y cómo se podría iniciar un proceso en la UNESCO. Tanto esta iniciativa como el proceso de Europa Nostra se paralizaron cuando en julio de 2016 se declaró el estado de emergencia en Turquía, justo después del fallido golpe militar. En los días posteriores al intento de golpe militar en julio de 2016, docenas de organizaciones civiles

(incluida la HYG) organizaron un contraforo en Estambul, donde el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO (WHC) celebraba su 40ª sesión. La crítica se planteaba en un país donde el estado destruye sistemáticamente el patrimonio cultural y natural16. Paradójicamente, en esta sesión, los pantanales en el sur de Irak se inscribieron en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, pero sin cuestionar el Proyecto Ilisu.

En la primavera de 2017, varios grupos ecologistas de Irán iniciaron una campaña de firmas dirigida al Secretario General de la ONU con la solicitud de actuar en contra del Proyecto Ilisu17. La petición, firmada por más de 150.000 personas, presenta el argumento de que la desecación de las marismas en el sur de Irak aumentará las tormentas de arena en el sur de Irán, que ya han aumentado en los últimos tres años. El 28 de junio de 2017, varias organizaciones con sede en los Países Bajos y la Iniciativa para Mantener a Hasankeyf Viva llevaron a cabo una protesta contra la empresa holandesa Bresser, en su sede cerca de Rotterdam18. Tan solo un mes después, se registró una demanda en el PNC holandés para las Directrices de la OCDE, que en agosto de 2018 llegó a la conclusión de que Bresser no cumplió con todas las expectativas ni con los criterios de diligencia correspondientes de las Directrices de la OCDE. Desafortunadamente, esto no ha cambiado de forma positiva la participación de Bresser en Hasankeyf, que ha continuado contribuyendo a la destrucción en Hasankeyf.

El 20 de septiembre de 2017, en el 2º Día de Acción Global para Hasankeyf se realizaron acciones en más de 15 ciudades (cuatro acciones en Irak). Este fue el resultado de la creciente lucha de 2015, que levantó nuevamente la esperanza de detener el proyecto de Ilisu. Pero la represión política lo impidió. El 28 de abril de 2018 se llevó a cabo un nuevo día de acción, esta vez también incluyendo también a Sur, la antigua ciudad de Diyarbakir (Amed). Se realizaron acciones en casi 20 ciudades, que incluyeron 6 ciudades kurdas y turcas. En la primavera de 2018 se creó una nueva red de luchas ecológicas con Ecology Union, donde el HYG juega un papel vital. Del 6 al 8 de abril de 2019, después de una larga preparación, se realizó el 1er Foro Mesopotámico del Agua en Silemanî, en el Kurdistán iraquí. HYG, MEM y Hasankeyf Matters y una docena de otras organizaciones civiles se reunieron para discutir y desarrollar principios para una nueva política ecológica y democrática del agua en Mesopotamia.

Juicios contra el Proyecto Ilisu.

Desde 1999, se han iniciado una serie de juicios contra el Proyecto Ilisu. Ninguno tuvo éxito en cancelar el Proyecto Ilisu y casi todos se han completado. En Turquía, el primer gran juicio comenzó en 1999 e incluía el derecho de acceso al patrimonio cultural. Finalizó en 2010 y permitió la continuación del proyecto debido a que Ilisu fue declarado proyecto de interés público, aunque se dañara un importante patrimonio cultural. Otro proceso legal fue emitido por la Unión de Cámaras de Ingenieros y Arquitectos (TMMOB), debido a la falta de una Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). Después de algunos logros en algunos juicios, el tribunal administrativo de Ankara decidió detener Ilisu en enero de 2013 debido a la falta de un EIA; pero tres meses después continuó la construcción. Sin embargo, el gobierno no ha cumplido esta decisión.

En 2006 y 2007, bajo la coordinación del HYG, varios vecinos afectadas han presentado demandas contra la expropiación de sus tierras por razones del estado de emergencia, lo que se convirtió en forma habitual para Ilisu. Han sido rechazados. En 2015, se presentaron demandas contra un decreto sobre la reubicación planificada de los habitantes de Hasankeyf. Condujo a un nuevo y parcialmente mejorado decreto en 2016.

En 2016, la queja de HYG contra la reubicación de la tumba de Zeynel Bey fue rechazada en unos pocos meses. En 2006, se inició una denuncia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) por cuatro personas. 13 años después, en febrero de 2019, el CEDH rechazó la petición de conservar el sitio arqueológico de Hasankeyf y el valle del Tigris que lo rodea, con el argumento de que no existe un derecho individual universal de acceso al patrimonio cultural en la Convención Europea de Derechos Humanos acordado entre los Estados miembros.

Palabras finales

La larga lucha de 20 años contra el Proyecto Ilisu ha alcanzado un estado crítico después de que el gobierno turco complete la mayoría de las obras de construcción. A pesar del anuncio para llenar el reservorio de la presa, la campaña no ha perdido la esperanza ni la voluntad de detener una de las represas más controvertidas del mundo. No sabemos si el llenado comenzará en junio de 2019, pero lo que sí sabemos es que debemos luchar hasta el último momento contra este proyecto de destrucción, explotación y conflicto. De hecho, en el mundo hay varios proyectos grandes completados, algunos más costosos que Ilisu, que nunca han entrado en operación debido a la oposición popular y civil. ¡Esto también es posible en este caso!


Iniciativa para
Mantener Hasankeyf Viva

Correo electrónico: hasankeyfgirisimi@gmail.com

Sitio web: www.hasankeyfgirisimi.net

Twitter: @hasankeyfdicle

Facebook: www.facebook.com/hasankeyfyasatmagirisimi

Traducción: TRADENER

http://bbvahiltzaile.blogspot.com

6Ver DHA, 07.03.2019: www.dha.com.tr/politika/cumhurbaskani-erdogan-su-anda-avukatlarimi-gorevlendirdim / haber-1630600

7Ver: www.batmancagdas.com/gundem/batmana-800-milyon-tl-istimlak-parasi-2-h51500.html

8Ver Batman Cagdas, 15.04.2019: www.batmancagdas.com/gundem/koyluler-kuraya-katilmadi-h62959.html

9Ver declaración de varias organizaciones civiles sobre el arresto de M. Depardon: www.hasankeyfgirisimi.net/?p=449

10Consulte la declaración de la Iniciativa para Mantener Hasankeyf Viva: www.hasankeyfgirisimi.net/?p=512

13Ver declaración del STC: www.hasankeyfgirisimi.net/?P=03

14Vea, por ejemplo, esta declaración de 2015: www.hasankeyfgirisimi.net/?p=167

15Ver declaración sobre las acciones: www.hasankeyfgirisimi.net/?P=284

16Véase la convocatoria del Foro de la Unesco: www.hasankeyfgirisimi.net/?p=391

18Ver declaración y fotos de la protesta contra Bresser: www.hasankeyfgirisimi.net/?p=470